Acidez, indigestión y gastritis durante el embarazo

14 de Dec de 2011

Los tres síntomas mencionados en el título de esta nota se encuentran emparentados, y son uno de los principales indeseables en el transcurso del embarazo. Los producen las mismas causas que fuera de éste, pero con el agregado de una gran producción de hormonas (estrógenos y principalmente progesterona), las cuales tienen como principal efecto la relajación de la musculatura lisa del organismo y por supuesto un enlentecimiento de todo el tracto digestivo lo cual se traduce en una digestión lenta y constipación.

Aunque dicho enlentecimiento es bueno para una mayor absorción de nutrientes para el bebé, también produce el lento funcionamiento y relajación de los anillos musculares que unen el estómago y el esófago aumentando el reflujo de ácido clorhídrico hacia el esófago cuya superficie no está preparada para ello llegando al mayor pico de secreción ácida aproximadamente una hora después de la ingesta de alimentos, produciendo síntomas tan molestos como ardor, quemazón y sabor amargo en la boca.

Esta sintomatología aumenta a partir del segundo o tercer trimestre debido al incremento de la presión intraabdominal producto del crecimiento del bebé.

Los puntos detallados a continuación, son por lo tanto los factores principales de su formación:

1- El reflujo del estómago hacia el esófago por relajación de la musculatura lisa.

2- Una dieta inadecuada.

3- Aumento de la presión intraabdominal.

Consejos para prevenir las molestias

· Mantener un peso adecuado evitando sobrepeso en el embarazo y no aumentar más allá del 16% del peso ideal.
· Evitar comer 2 ó 3 horas antes de acostarse.
· Elevar la cabecera de la cama 10 a 15 cm.
· No usar ropa ajustada.
· No fumar.
· Evitar al máximo los siguientes alimentos y bebidas:
- Alcohol
- Bebidas con gas
- Café
- Grasas y frituras
- Productos ácidos
- Chocolates
- Mentas
- Salsa de tomates
- Dulces y azúcares
- Comidas picantes
- Ciertos fármacos como aspirina, calcio, etc.
· Comer lentamente y en raciones pequeñas.
· No tomar mucho líquido durante las comidas (sí fuera de ellas)

También debemos tener en cuenta que estos síntomas no producen ningún efecto perjudicial o malestar en el bebé, sólo en la madre.

¿Cuándo consultar al médico?

1. Si estas medidas fallan.
2. Materia fecal oscura (negra) ya que puede indicar sangrado.
3. Vómitos con sangre.
4. Pérdida de peso.
5. Dificultad para tragar.
6. Acidez que te despierta por la noche.

Ya que todos estos síntomas pueden estar ocultando alguna complicación perjudicial para la salud.

Es muy importante saber que antes del consumo de cualquier medicamento se debe consultar con el médico especialista de confianza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*